vividos, viajados o sencillamente imaginados






domingo, 5 de junio de 2011

príncipe



Fue en septiembre de 2009. Aquí lo conté. Conté parte de aquellas impresiones. Otra, que ahora recuerdo bajo el supuesto título de "teloneros" quedó entre mis notas.



Aquel día no hubo teloneros propiamente dichos, pero el público contribuyó a llenar el rato que quedaba para el inicio del concierto desde el momento en que nos pusimos a la cola. Allí, como en una Annie Hall de los madriles, un trío de jóvenes se explayaba sobre el arte. La estudiante de bellas artes, la de arquitectura y el músico. Mostraban al mundo voz en cuello lo bien que habían elegido sus carreras y encauzado su vida:


-Pues nada, no sabes cómo me va a venir para el concierto el inglés de la Erasmus. No sólo aprendí a dibujar.

-Dibujar, eso sí que mola. Si yo supiese dibujar. Pero es que hay que pasar muchas horas haciendo rayas con un palo en la tierra-. Soltado con mucha seriedad y admiración por el chico (vamos, como lo de Karate Kid, me dije).

- Más difícil tú, que eres músico., Si yo supiese tocar, eso... eso...

- Bueno, no es difícil, yo no toco, sólo dejo que la música fluya.

- ¿Y que sientes cuando tocas la batería?... ( intervino la tercera).




Avanzó la fila. Ellos, tan curtidos en viajes, y estudios, y... llegamos al control.



-Señorita: me puede enseñar el bolso.

- Ah, ¿y eso? ... si ésto es un concierto (por eso mismo: ¿o es que sólo has ido a verbenas y fiestas al aire libre?).





Entramos. Y continuó el espectáculo en el nuevo vecindario, ya sentados. Mujer de unos cuarenta y...





-Tiene su gracia que hace veinticinco años estuviese viendo a Leonard Cohen. Quién me iba a decir que volvería a verlo 25 años después (hasta aquí sin problemas, un comentario de lo más lógico y envidiable). Tú entonces no habías nacido.


Su amigo joven (yo creía que era su hijo, pero no, los tenía al lado y no):

-Jo, qué pasada, ¿no? Es como si yo viese a "los Siniestro" dentro de un montón de años.











Lo dicho, como sacados de una peli de Woody Allen. Sólo un minuto después empezó el concierto. Creo que me estoy haciendo mayor. Sinceramente, rogé para mis adentros que Leonard Cohen comenzase diciendo aquello tan vigente y tan bien expresado por el amigo Fernando "Pero qué público más tonto tengo". Aunque bien pensado, la mayoría del público no se lo merecía.
















Sirva este preámbulo para expresar mi alegría por el último flamante Príncipe de Asturias de las Letras. Algún día los Siniestro... aunque dice el tópico que gallegos y asturianos... Será por ésto.









Recordad que aún Dylan espera el Nobel de Literatura. Si me preguntan y sin que me pregunten: no tengo duda, no hay color. Leonard Cohen además de poeta, artista y artesano es también discreción y coherencia: no parece que el oportunismo sea su fuerte. ¿Quién le propuso para el Premio?

5 comentarios:

el zurdo dijo...

El premiado está por encima del premio y del país que se lo da. Eso sí, asumiendo tu pregunta, habría que darle otro premio al que propuso a LC para este premio. Estoy acabando de releer el marañoniano RAIZ Y DECORO DE ESPAÑA y parece de ahora mismo: como si lo hubiese escrito con un ojo en la "acampada" y otro viendo en la tele a los del PSOE "sacando la basura".

BLANCO dijo...

Delicioso.

(perdón por la noñez, pero es que me ha parecido Delicioso.)

Icíar dijo...

A mí me encanta Leonard Cohen, y sin embardo, a pesar de ser un ¡sacrilegio! no me gusta demasiado Dylan, pero tampoco puedo hablar demasiado porque no me he fijado en sus canciones con detenimiento.
Pero Leonard Cohen, me gusta mucho.
Pues yo me lo he pasado bien con esos diálogos de público, jeje. La comparción de Siniestro es muy siniestra, jeje.
Un abrazo.

paisajescritos dijo...

Pues Blanco, como lo oí lo cuento. Icíar, ya somos unos cuantos los que no podemos con Dylan... y preferimos a Cohen ¿verdad, Fernando? Totalmente de acuerdo contigo: no nos lo merecemos. Y sí, a ver si nos enteramos de quien hizo la propuesta.

rubén dijo...

Me entero ahora, he estado en Babia todo este tiempo. ¿Sabes qué disco suyo pongo más? Death of a Ladies' Man. No es por ir a la contra, me encanta. Por otra parte me gusta Dylan, pero mejor Cohen, sí.