vividos, viajados o sencillamente imaginados






lunes, 14 de septiembre de 2009

tres horas



Tres horas estuvo Leonard Cohen con nosotros (menos tiempo pasó con la Japlin y le dedicó una canción). La satisfacción le rezumaba por entre sus ángulos y arrugas. Todo un pincelito, saltarín como juglar juguetón, no transmitía la tristeza del tópico. A sus casi setenta y cinco años, aún pícaro y contento en el recuerdo grave de las mujeres de su vida, agradecido al público hasta la bendición. Sólo nos escatimó su mundo secreto, la procesión que lleva por dentro este cantor del alma que me pareció más caballero que monje, exacto hasta para quitarse el sombrero y arrodillarse rendido al amor y a la música.







I saw you this morning.
You were moving so fast.
Can’t seem to loosen my grip
On the past.
And I miss you so much.
There’s no one in sight.
And we’re still making love
In My Secret Life.
I smile when I’m angry.
I cheat and I lie.
I do what I have to do
To get by.
But I know what is wrong.
And I know what is right.
And I’d die for the truth
In My Secret Life.
Hold on, hold on, my brother.
My sister, hold on tight.
I finally got my orders.
I’ll be marching through the morning,
Marching through the night,
Moving cross the borders
Of My Secret Life.
Looked through the paper.
Makes you want to cry.
Nobody cares if the people Live or die.
And the dealer wants you thinking
That it’s either black or white.
Thank God it’s not that simple
In My Secret Life.
I bite my lip.
I buy what I’m told:
From the latest hit,
To the wisdom of old.
But I’m always alone.
And my heart is like ice.
And it’s crowded and cold
In My Secret Life.
Leonard Cohen, In my secret life.

4 comentarios:

Icíar dijo...

Este golfillo canadiense que cae tan bien, tan lleno de divertida nostalgia.

76 años y llenando, y sin quedar anacrónico.

Me alegro de que disfrutaras el concierto.

La canción que pones, me encantan las voces cuando entona el : Hold on, hold on, my brother, laralalá

el zurdo dijo...

QUE ENVIDIAAAAAAAAAAAA

Isabel Núñez dijo...

Veo que lo pasaste bien!

paisajescritos dijo...

Sí que me gustó, pero más que nada me apetecía dejar aquí la impresión que me produjo. La ovación inicial fue de poner (literal) los pelos de punta.
Fernando: nada más lejos de mi mente que el dar envidia :), que en esto de música tú estás más curtido y tienes más criterio. Me acordé de tí pensando en un Cohen vs Dylan (te imaginé cienporcien del lado del primero, retomando otra discusión similar de CAFEXPAN Dylan vs Morrison), y llegando a la conclusión de que un concierto de 3 horas de Dylan no sé si lo hubiese soportado. Dicho sea todo sin ánimo de encender los eidem.