vividos, viajados o sencillamente imaginados






viernes, 11 de septiembre de 2009

fuera de mapa (IX) Ray Bradbury



Fuera del mapa, de momento. Un panorama que se me entrecruza con los de Un mundo feliz y 1984, como tres episodios de una misma y única difusa realidad. Como los tres incendios que dicen fueron de la biblioteca de Alejandría.




"-A veces, pienso que sus conductores no saben cómo es la hierba, ni las flores, porque nunca las ven con detenimiento -dijo ella-. Si le mostrase a uno de esos chóferes una borrosa mancha verde, diría: ¡Oh, sí, es hierba? ¿Una mancha borrosa de color rosado? ¡Es una rosaleda! Las manchas blancas son casas. Las manchas pardas son vacas. Una vez, mi tío condujo lentamente por una carretera. Condujo a sesenta y cinco kilómetros por hora y lo, encarcelaron por dos días. ¿No es curioso, y triste también?

-Piensas demasiado -dijo Montag, incómodo-.






-Casi nunca veo la televisión mural, ni voy a las carreras o a los parques de atracciones. Así, pues, dispongo de muchísimo tiempo para dedicarlos a mis absurdos pensamientos. ¿Ha visto los carteles de sesenta metros que hay fuera de la ciudad? ¿Sabía que hubo una época en que los carteles sólo tenían seis metros de largo? Pero los automóviles empezaron a correr tanto que tuvieron que alargar la publicidad, para que durase un poco más.



(…) Los libros bombardearon sus hombros, sus brazos, su rostro levantado. Un libro aterrizó, casi obedientemente como una paloma blanca, en sus manos, agitando las alas. A la débil e incierta luz, una página desgajada asomó, y era como un copo de nieve, con las palabras delicadamente impresas en ella. Con toda su prisa Y su celo, Montag sólo tuvo un instante para leer una línea ésta ardió en su cerebro durante el minuto siguiente como si se la hubiesen grabado con un acero. El tiempo se ha dormido a la luz del sol del atardecer. Montag dejó caer el libro".
Ray Bradbury, Fahrenheit 451

2 comentarios:

Icíar dijo...

Me encantan las fotos, sobre todo, las dos primeras, que me recuerdan a Islandia, el país más fotogénico del mundo. Ese color del suelo de la primera foto, que allí es propiedad de las montañas, aunque todavía con más contrastes.

Sobre la prisa y la velocidad que no te deja ver. Estoy contigo. No hay nada como andar.

Siento curiosidad por la referencia a 'Un mundo feliz'. A mi también me viene a menudo a la mente.

Isabel Núñez dijo...

También a mí me encantan esas imágenes, y gracias pro el fragmento de Farenheit de Bradbury, casi había olvidado su poética melancólica, el mundo que ellos contaron -Orwell sobre todo- es nuestro mundo...