vividos, viajados o sencillamente imaginados






domingo, 18 de abril de 2010

un viaje inesperado




No creo que Casanova encontrase en los días en que visitó Aranjuez, una trampa como la de esta semana; hubiese sido un billete de regreso a su isla. Yo pensaba que aquella mirada de la UNESCO, al evocar Venecia en los caces y caceras de Aranjuez, no era más que una generosa metáfora.



Y de pronto el sueño de Venecia pareció real. Un espejismo, a decir verdad, porque por debajo de la lámina de agua no había más de medio metro: disfrazada de ola tranquila quería lamer nuestros pies, en su camino urgente hacia el río, en su cauce de piedra improvisado. Las señales de tráfico, ociosas, jugaban al engaño. Los puentes, con y sin suspiros, se dibujaban a salto de bolardo. No hubo tiempo para sacar las falúas del museo, ni Farinelli que nos cantase. Pero escuché, entendí los susurros al oído, la hueca voz de las alcantarillas y el ronroneo de los imbornales. El olor era el mismo en un aire por el que el sol colaba azules indecisos y verdes resplandecientes. Aranjuez, por unos minutos, fue la ciudad de los canales. Luego, las viviendas anegadas, los sótanos inundados, los negocios chafados como un vestido tras la fiesta pagaban el viaje, mientras volvíamos a casa. Una vez más la realidad pudo a la ilusión.





8 comentarios:

Icíar dijo...

Muy bonito. Donde la mayoría ve sólo drama, tú además, también, ves poesía.

paisajescritos dijo...

Confío en que no se interprete como frivolidad por mi parte.

Icíar dijo...

Y yo también lo espero. Pues me refería a esa otra facultad de ver. Sólo a esa otra facultad de ver, que tiene mucho que ver con la imaginación, y con el saber mirar desde arriba, sin que por eso, no se entienda el sufrimiento que un desastre pueda causar.

rubén dijo...

Facultad de ver, y también de contarlo. Envidia sana para los que nos tenemos que apoyar en la pluma de los demás como si fuera un bastón prestado.

el zurdo dijo...

Le estás cogiendo un punto a los reflejos que ya, ya. Chapó (teo -dada la cosa de las humedades-) en especial por las fotos cuarta y penúltima.

Randle dijo...

Excelente, no has podido narrarlo mejor.

felicidades

BLANCO dijo...

Ya puede desaparecer Venecia.

paisajescritos dijo...

Me alegro de que hayáis disfrutado "el momento", aunque sea a través de mi versión.

Saludos y a Randle bienvenido (espero verte más a menudo por aquí).