vividos, viajados o sencillamente imaginados






sábado, 18 de julio de 2009

aprender



No sé si la teoría de la relatividad puede aplicarse a la edad. Nada como rodearse de mayores para despojarnos de unos años. ¿Y qué necesidad tenemos de trucar los números? Sólo con disfrutarlos habría que darse por servido.





"Segovia de vida recoleta y apagada a la sombra del acueducto y el alcázar. Piedras de Segovia, viejas de siglos. Silencio maravilloso de los nocturnos paseos por las callejas pinas, angostas, retorcidas, desiertas, propicias, en aquellas horas de la noche, a las brujas y a los fantasmas.Me encantaba el descubrimiento que, gracias a Machado, estaba haciendo de la vieja ciudad.






- ¿Qué? ¿Le gusta a usted Segovia?
- Muchísimo don Antonio.
Comentaba don Antonio –o quién sabe si Juan de Mairena- con una leve sonrisa:
- Es raro.
- ¿Raro por qué?
- Porque es usted muy joven y a los jóvenes no suelen gustarles las viejas ciudades.
- Será, pues, que estoy haciendo mi aprendizaje de viejo.
- Es la mejor manera de chaquearle al tiempo. Es la mejor manera de no envejecer".
Luis Capdevila, Testimonios

4 comentarios:

rubén dijo...

Hace meses que aplazo una serie sobre Segovia.

¡Qué fotos!

delarica@unav.es dijo...

preciosas fotos, como siempre; casi todo son esquinas. líneas de fuga, oblicuas, hacia adentro
yo he pasado mucho tiempo en Segovia y en sus cercanías
los meses de mayo y junio son esplendorosos allí, el despertar de las flores en primavera

Claude Lacombe. dijo...

Piedras, flores y Machado. Gran Post.

A ver esa serie, amigo Rubén...

Saludos.

paisajescritos dijo...

Hola Claude, me alegro de verte por aquí de nuevo (siempre en verano).
Rubén, quedo a la espera de tu serie (seguro que no te olvidas de Ramón de la Serna).
Álvaro, no sé si te pasa a tí, pero tengo ya la mirada viciada de tanto mirar arte. Lo de la composición me tiene esclava, es lo primero que busco antes de disparar, pero siempre más pictórica que fotográfica. Luego lo complicado es cuando hay que tirar de la técnica. Ya me dijiste algo de tus buenos recuerdos de Sacramenia. Yo Segovia la he vivido en muy pequeñas dosis, tan pequeñas que han sido estancias a lo sumo de cuatro o cinco días, poco más que aproximaciones a la ciudad y a la provincia.