vividos, viajados o sencillamente imaginados






viernes, 19 de diciembre de 2008

ni una palabra de más

Tengo la sensación de que pocas veces se ha alcanzado tal identidad entre una región y un libro como en "Viaje a la Alcarria". "La confusa andadura de un libro sencillísimo", comienza el autor. Es la andadura del libro de viajes, entre la novela y la geografía, y la sencillez como virtud del artista.
"En la novela vale todo, con tal de que vaya contado con sentido común; pero en la geografía, como es natural, ya no vale todo, y hay que decir siempre la verdad, porque es como una ciencia", explica Cela poco más adelante. Por si quedan dudas.




"La Alcarria es un hermoso país al que a la gente no le da la gana ir. Yo anduve por él unos días y me gustó... La gente me pareció buena; hablan un castellano magnífico y con buen acento y, aunque no sabían mucho a lo que iba, me trataron bien y me dieron de comer, a veces con escasez, pero siempre con cariño". (...)

Camilo José Cela, Viaje a la Alcarria

2 comentarios:

rubén dijo...

Me gustó el libro en su momento, pero ahora encuentro en él a Cela. ¿Conoces lo que de él dice Jose María Ridao en El pasajero de Montauban?

magdalena dijo...

Rubén, estoy más cerca de la opinión de Leguineche que de la de Ridao. “Viaje a la Alcarria” es un clásico. Y no hay duda de la universalidad de su escribir. Ya sabemos cómo somos los españoles, envidiosos de quien triunfa, y osados para hacer de menos, aunque no seamos nadie. Cela no es mi escritor preferido pero el mundo de la política –o de los políticos-ha intentado o caricaturizarle, o ningunearle, o aprovecharse de esta caricatura y de donde venía para desde el otro extremo ensalzarle desmedidamente más allá de su obra, que es la que lo merece. Va a pasar tiempo hasta que los españoles lo disfrutemos en su justo punto.
Y otra cosa, pareces que has solucionado los problemas de conexión. Como siempre, encantada de verte por aquí.