vividos, viajados o sencillamente imaginados






viernes, 6 de noviembre de 2009

leyenda negra




No me gusta que me cuenten mal cómo fueron las cosas. Digamos simplemente que las leyendas negras no me las creo.




Y aunque alguna vez me he preguntado si había llegado el final, siempre he respondido "no". No es que no quiera, simplemente me niego a que se acaben los días de Aranjuez. Aún tenemos la sensibilidad intacta y los deseos despiertos.






"Pasaron los hermosos días de Aranjuez, y Vuestra Alteza va a dejarnos sin haber recobrado su alegría. De modo que en vano habremos permanecido aquí. Romped vuestro enigmático silencio, abrid vuestro corazón, Príncipe".

Friedrich Schiller, Don Carlos

4 comentarios:

delarica@unav.es dijo...

qué cantidad de cosas me resuenan en esta entrada tuya: escueta/contenida, ay! enigmática y fuerte; qué fotos!!!!

Anónimo dijo...

No se van a acabar los dias de Aranjuez, ahora no. Mientras podamos y queramos (y queremos y podemos) seguiremos dia tras dia empujando y disfrutando de Aranjuez. Ay! la sensibilidad...... y por supuesto, como no, los deseos.

Bel M. dijo...

He venido a parar aquí casi por azar desde el blog de Belnu y me he quedado prendida en la magia que has creado en este blog.
Una belleza.
Saludos.

paisajescritos dijo...

Sí, tal vez una entrada con más de una lectura... además de vuestras positivas y siempre placenteras palabras.
Bel M. seas bienvenida. Gracias por incluirme entre tus compañeros de viaje (y a Belnu: haciendo amigos).