vividos, viajados o sencillamente imaginados






jueves, 21 de febrero de 2008

un programa y una conversación

me han llevado a encontrar letra escrita para aquel viaje, casi seis años después.
Me cantan aquello de Arremójate la tripa que ya viene la calor. Y por ese camino llego a este poema:

Silenciosa la anciana reza
en tu cementerio . Corre la niña.
El cielo está pendiente de la roca.
Aire sobre la muralla,
detenido,
como un lamento,
como una larga frase derrumbada.
Guadalaviar torcido, ausente,
lames, ceremonioso, la roca
que desciende.
Albarracín,quilla de piedra,
rojo penacho de cuestas y de arcadas,
sobre ti duerme el tiempo,
sólo pervive el agua.
José Antonio Labordeta, Todos los Santos en Albarracín

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Albarracín es un pueblo muy bien cuidado. No hay cosas que desentonan.#.

rubén dijo...

No conocía el poema, y tampoco conozco Albarracín. Tal vez este año.

emyi dijo...

Rubén, sí vas a Albarracín no te pierdas las migas. Claro que primero hay que recorrer bien todos los rincones. Ya me contarás.

magdalena merlos dijo...

¡Pues vengan esas migas! (al estilo Cela). Esto es percepción gastronómica del paisaje. Ya iré a ello, con Cunqueiro, Pla y Camba. Aunque fotos de mesas puestas... Emyi, en Cáceres cayeron migas, y creo que en Brihuega también.